image image
Red PaPaz / Boletines / #PaPazConversando Prevención del riesgo de suicidio: Una meta común en la alianza familia-colegio
30 noviembre, 2018

#PaPazConversando Prevención del riesgo de suicidio: Una meta común en la alianza familia-colegio

 

 

Prevención del riesgo de suicidio: Una meta común en la Alianza familia-colegio

 

Muchas veces pensamos que prevenir el riesgo de suicidio es una tarea que solo le compete a los orientadores o psicólogos de las instituciones educativas. Sin embargo, la evidencia científica muestra que una de las maneras más sencillas de prevenir este riesgo es creando un entorno en el que los adultos tengan como meta común promover la salud mental de las niñas, niños y adolescentes y darles herramientas para que manejen las situaciones que los puedan poner en riesgo. A continuación compartimos algunas ideas sobre cómo prevenir el riesgo de suicidio que surgieron en nuestro conversatorio virtual.

1. Juntos podemos aprender sobre las emociones:
Desarrollar competencias de autorregulación emocional en niñas, niños y adolescentes es una forma de prevenir el suicido. Esto puede hacerse no solo dándoles estrategias para manejar sus emociones, sino a través de nuestro ejemplo. Cuando les mostramos a nuestros hijos y estudiantes que no siempre es sencillo calmarse ante situaciones que nos hacen sentir enojados, tristes o frustrados, les enseñamos que es necesario practicar para lograr expresar nuestras emociones y así poder responder de manera asertiva a situaciones que nos puedan afectar.

2. Familia y colegio crean un lenguaje común:
Padres, madres, cuidadores y docentes promueven el proceso de desarrollo emocional y social de las niñas, niños y adolescentes. Por eso, es importante que desarrollen estrategias conjuntas para hablar sobre las emociones y para saber qué hacer cuando los estudiantes se enfrentan a situaciones de estrés que pueden afectar su salud mental. Este lenguaje común permite que, tanto las familias como las escuelas, pueden saber qué hacer cuándo se presenten este tipo de riesgos, cómo hablar de estos temas y cómo apoyar a los estudiantes.

3. Crear un entorno protector para niñas, niños y adolescentes:
Las instituciones educativas pueden trabajar de forma articulada con los diferentes actores de su comunidad para anticiparse al riesgo de suicidio. El primer paso es mantener una comunicación clara y constante con las familias y facilitar espacios de capacitación, prevención e intervención en crisis para todos los miembros de la comunidad educativa. Así mismo, se pueden articular con otras entidades como los hospitales cercanos o el ICBF, quienes cuentan con rutas de atención y protocolos de urgencia para la atención de este tipo de situaciones.

 

 

 

Compartir

Abramos la lonchera

Para evitar que recibamos información confusa o engañosa
sobre los productos que consumen nuestros hijos.
Red PaPaz está promoviendo una estrategia de información
y nos invita a que firmemos la petición.

Firma aquí