image image
Aprendiendo A Ser PaPaz / Boletines / Uso seguro de las TIC / Alerta Viguías: Apps “Policía para niños”
20 enero, 2022

Alerta Viguías: Apps “Policía para niños”

La crianza es una labor compleja, pero cuando lo hacemos bien, es también muy enriquecedora. Madres, padres y cuidadores a veces pueden verse sobrepasados por los retos ligados al acompañamiento de sus hijas e hijos, que se juntan con otras preocupaciones de la vida diaria. Con frecuencia, niñas y niños pueden tener conductas que nos causan intranquilidad o nos disgustan. Frente a esto, los cuidadores pueden verse sobrepasados.

Varias aplicaciones para celulares, creadas por personas desconocedoras de la crianza y el desarrollo, pretenden solucionar las conductas retadoras de manera inmediata. Algunas lo hacen, por ejemplo, simulando una llamada a las autoridades, en las cuales se amenaza a las niñas y niños con llevarles a una prisión o detenerles si “no se portan bien”. Ellas y ellos se asustan con estas llamadas y, casi que de manera mágica, cambian su comportamiento.

Por supuesto, esto es sólo un resultado a corto plazo. En realidad, este tipo de pautas de crianza que recurren a la amenaza y al miedo producen mucho daño en niñas, niños y adolescentes. Disminuyen su autoestima, aumentan el temor hacia los cuidadores y les crea la idea de que es mejor esconderse y mentir, porque no se puede confiar en sus cuidadores, pues los tratan como delincuentes.

Por eso, en esta Alerta Viguías ofrecemos algunas sugerencias para una crianza amorosa y respetuosa.

Buscar un cambio inmediato de comportamiento: amenazar y cultivar el miedo crea desconfianza y la sensación de que el mundo no es un lugar seguro ni los adultos cuidadores son confiables.
Buscar estrategias eficientes a largo plazo: un mal comportamiento o una pataleta pueden significar muchas cosas que requieren intervenciones diferentes. Una razón puede ser la dificultad para regular sus emociones, por lo que sugerimos enseñarles a nombrar sus emociones, escucharlos y validar lo que sienten.
Recurrir a los adultos como amenaza: al hacer esto, los adultos se perciben como amenaza, lo que impacta negativamente su desarrollo y la construcción de vínculos seguros con adultos. Cuando requieran de apoyo y ayuda, no van a buscar a un adulto de confianza.
Cultivar la empatía y el sentido social: mostrarles cómo sus acciones pueden afectar a los demás. Por ejemplo, “cuando gritas en una tienda, incomodas a quienes trabajan o van a comprar”.
“Eres lo que haces”: por ejemplo, al decir “eres un niño malo por no obedecer”, lo que hacemos es definir su identidad a partir de una actuación.
Definir y enseñar la conducta esperada: indicarle a la niña o niño qué se espera de ellos y reconocerlo cuando lo hacen. Por ejemplo, decir “revisemos tu rutina para ver qué tienes que hacer y así puedas acostarte a las 8 y descansar” y, cuando se acueste a tiempo, expresarle “Qué bien, mañana será más fácil para ti levantarte y tendrás un gran dia”, en lugar de decirle “eres un buen niño”.
Imposiciones: justificar las instrucciones que les damos con frases como “porque yo lo digo” impide que comprendan los motivos para hacer algo y no modifican la conducta a largo plazo.
Ofrecer alternativas y dar razones: por ejemplo, “correr por el supermercado no es seguro para ti ni para los demás, mejor puedes ir sentado en el carrito”.
Además de estas recomendaciones, desde Viguías queremos enviar un mensaje sobre el uso de la tecnología para la crianza. Internet, dispositivos electrónicos y aplicaciones no pueden ser el nuevo “Coco”, “El Loco”, “El Policía”, “El Heladero” y demás figuras utilizadas para aterrorizarlos con el fin de cambiar su comportamiento. Esto es retroceder 50 años. Por el contrario, son herramientas para jugar, aprender, socializar y divertirnos con nuestras hijas e hijos. Jugar juntos su juego favorito, hacer videollamadas con los abuelos, buscar tutoriales sobre recetas y experimentos son sólo algunos ejemplos de lo que podemos hacer con ellas y ellos haciendo un uso positivo de las tecnologías. La tecnología es una herramienta que puede apoyar la crianza; no la debe reemplazar y, menos aún, entorpecer.
Reporte cualquier situación que vulnere los derechos de personas menores de 18 años a través de www.teprotejocolombia.org o la App Te Protejo.
Este boletín fue creado con el apoyo de Catalina Suárez de Padres de Primera